Mini Cart

Cosechar tu propio alimento es una experiencia que alimenta el alma

El autoconsumo es una de las maravillosas prácticas que están a nuestro alcance y que benefician al medio ambiente tanto como a nosotros mismos. Tener una huerta en casa es una de las posibilidades que podemos tomar para de una manera más sana y un consumo más limpio, por así decirlo, vamos a lograr mejorar nuestra dieta mientras que aportamos también el medio ambiente.

Tener una huerta en casa es algo sencillo siempre y cuando tengamos la paciencia para los cuidados y un espacio en casa. Una terraza, un balcón.

Este sábado 26 de agosto tendremos nuestro Taller de Huerta Urbana. Una mañana donde aprenderán cómo tener su propio cultivo, qué se debe hacer y que no y llevarán a casa un mini-huerta para que vivan la experiencia de cultivar y cosechar.

Les quiero compartir lo que vivimos en Piero Jardinero día a día y cómo hemos logrado incluir legumbres, aromáticas y frutos cosechados por nosotros mismos a nuestra dieta.

Separe su cupo para el taller aquí

#CampoDeVerano desde el 10 de Julio
Queridos amigos, como saben, en Piero Jardinero nos encanta despertar la sensibilidad de los niños hacia la naturaleza.

Disfrutamos enseñarles a los más pequeños sobre el cuidado de las plantas, la siembra, el riego ? y las diferentes características que tienen las plantas de nuestro jardín. ??????

Por eso los invitamos desde el 10 de julio a nuestro #Taller #CampoDeVerano ☀️ para que traigan a sus hijos, sobrinos, nietos, vecinos y amigos!

Recuerden que pueden venir un solo día o la semana completa! Como ustedes prefieran; todos los días tenemos actividades diferentes. Es un taller ideal para niños entre los 3 y 12 años de edad.

*Recuerden*

Fecha: Del 7 al 14 Octubre 2017
Horario: lunes a viernes 9am – 12:30pm

Costo para asistir un día: $90.000
Costo 5 días: $400.000

Incluye planta, materiales y refrigerio ?

Info adicional ? 313 4500985 o vía mail ? pierojardinero@gmail.com

Desde hace décadas descubrí que las orquídeas serían una compañía para toda la vida. Desde las enseñanzas de mi abuelo, los cuidados de mi mamá hacia el jardín y mis experimentos con las primeras orquídeas descubrí que no existe una mejor forma de ocuparse que cuidando las plantas.

Vivo en una casa con un jardín que siempre encontré entretenido y poco a poco fue convirtiéndolo en mi lugar favorito, un espacio para disfrutar la vida y contemplar la naturaleza. Empecé mi labor como jardinero hace años, una ocupación que es la mezcla de responsabilidad y admiración. Es una labor que todos los días recompensa y refleja toda la entrega, los cuidados y el cariño que decidí entregar al jardín.

Las orquídeas son una planta exótica, hermosa, única en su fortaleza y diversa en sus formas. Dentro del jardín hay orquídeas de todas las formas y colores, con aromas, terrestres, de longitudes desiguales y algunas tan detalladamente diferentes que todos los días se descubre algo nuevo.

Estas hermosas plantas, con sus majestuosas flores y una personalidad expresada a través de su comportamiento y color, son posiblemente la mejor representación de una compañía incondicional dentro del hogar. Así como alguna mascota, las orquídeas son seres vivos que nos alegran la vida, que todos los días están cambiando y trasmitiendo su estado. En Piero Jardinero siempre hablamos de mantenerlas ¡Felices! Porque ahí está el secreto. Ellas no son una decoración más dentro del hogar sino un miembro que llegó para alegrar el día a día.

Ese es el mensaje que quiero dejarles hoy, las orquídeas llegan a la vida de las personas y empieza a cambiar su forma de interpretar esta compañía. Ellas son independientes en su belleza al mismo tiempo que necesitan de nosotros para crecer, florecer y perdurar para toda la vida. Una planta nos alegra en las mañanas con sus colores, nos enseña el significado de paciencia cuando debemos esperar a que florezca y ante todo ejemplifica la grandeza de lo natural y la plenitud de ser parte de un mundo donde todo es perfecto. Esta es una invitación a hacer parte de quienes disfrutamos la vida a través de todos los sentidos, la emoción y la plenitud que trae cuidar de las orquídeas.

Hoy quiero compartirles lo que ha sido cultivar orquídeas; no es tarea fácil, es una dedicación a la cual hay que dedicarle tanto tiempo, observación y dedicación como a cualquier otra a la cual uno desee aprender y tal vez llegar a dominar.

Este arte de cultivar se aprende a través de los años y está lleno de pruebas y ensayos; unos más fructíferos que otros pero sin duda alguna todos llenos de resultados y mejoras necesarias para obtener el fin buscado. Y esto se debe principalmente porque las plantas solo podrán y querrán florecer cuando se sientan completamente a gusto y porque no decirlo, felices. Esto es lo que se busca realmente en el cultivo y cuidado de las orquídeas; hacerlas felices y mantenerlas en este estado.

Todos buscamos ser felices y mantenernos así. Puedo interpretar y entender que este es el fin de cualquier ser vivo; vivir feliz, contento y dejar a los demás en esta misma tónica. Puede que esto suene abstracto pero las condiciones en las cuales uno cultive sus orquídeas serán reflejadas en la forma en la cual estas florezcan; la duración de la florescencia, la cantidad de flores que pueda tener, el tamaño que obtenga y la capacidad que estas tengan de seguir creciendo y evolucionando en la medida que vivan alegres.

El arte de las orquídeas es algo que se pueda aprender y en realidad no es un secreto, lo esencial está en la dedicación de atender sus necesidades y lo que se requiere para tener los mejores resultados. Una planta que crece en la naturaleza no vive en materas; ni puestas en una mesa ni colgadas de una canasta. Por eso se debe entender dónde se dan en la naturaleza, su entorno, que condiciones de luz, humedad, lluvia, altura y de más condiciones que influyen en ella.

Si uno logra tener este entendimiento, puede estar seguro del cuidado de la planta y cómo este va a ser cada vez más natural porque al reconocer su desarrollo aprendemos del nuestro propio.

Es este cuidado, esta observación y sobre todo el detenimiento que hay que tener para entender las plantas de verdad, es lo que hace que nos destaquemos en PieroJardinero por tener una superior calidad de plantas. Porque las orquídeas crecen felices, con toda la atención y cuidados que necesitan. El proceso no inicia simplemente tomando un paquete de semillas marcado “orquídeas colombianas”, meterlo en la tierra, regarlo todos los días y al cabo de unas semanas aguardar que germinen de la bandeja de plantación y listo. Es un proceso, que como todo lo bueno en esta vida, requiere de tiempo y detenimiento. Detenimiento que tenemos con todas nuestras adoradas plantas.

 

 

Feliz lunes,

 

 

PieroJardinero

El campo de verano de introducción a la jardinería para niños tiene como objetivo generar una conexión entre la naturaleza y el niño, a través de actividades de identificación, observación y ejercicios prácticos.

Queremos que los niños inicien una relación cercana con la naturaleza, conozcan su magia y entiendan lo importante que es conservarla durante en un divertido taller.

taller_diciembre     img_8692

Manos a la obra, botas puestas y guantes para embarrar !

Horario: 9:00am – 12:30m
Fechas :Primer grupo – 12 al 16 de Diciembre / Segundo grupo – 19 al 23 de Diciembre
Valor: $350,000 semanales

Dirigido a niños entre los 3 y 10 años.
El valor de la inscripción incluye refrigerio y materiales durante toda la semana.

Puedes realizar tu inscripción aqui