Mini Cart

Las phalaenopsis pueden ser una de las especies que más se reconoce en Colombia y en el mundo. Son nativas de todo el sudeste asiático desde las montañas del Himalaya hasta las Filipinas, Indonesia y Norte de Australia.

Estas orquídeas son de crecimiento monopodial lo que quiere decir que su crecimiento es a partir de un mismo punto, estas son naturalmente unas plantas epífitas por lo que crecen sobre otras plantas como troncos, palmas, sin necesidad de observar sus nutrientes sino simplemente utilizarlas como hogar y soporte, en algunos casos no buscan otra planta sino que lo hacen sobre una pierda y por eso son llamadas litofitas.

La particularidad de esta especia ha sido todo este proceso evolutivo que ha tenido, sus adaptaciones a diferentes climas, se encuentran especies de origen y otras que son denominadas híbridas. Las híbridas son una mezcla entre dos especies y puede darse por el cruce natural o por el hombre; es un proceso que se viene haciendo desde 1800. Igual, identificar una phalaenopsis es sencillo por sus grandes hojas verdes llenas de vitalidad, su flor que puede ser de gran tamaño o más pequeño aunque siempre conservando su redondeada forma. En cuanto a colores las podemos encontrar en violeta, amarillo, blanco, con pecas, de color salmón, vino-tinto, terracota y muchas variaciones más. Otra característica fundamental son sus raíces que crecen en dos sentidos: hacia arriba y hacia abajo. Unas se usan para recibir luz y llevar a cabo el proceso de fotosíntesis de la planta y las otras son receptoras de agua encargándose de la hidratación de la planta.

Las phalaenopsis son plantas fuertes, en su habitat natural están a temperaturas cálidas entre 20 y 35°C aún así se adaptan a regiones templadas entre 15 a 30 °C sin ningún problema; se deben regar idealmente con agua lluvia una vez a la semana según sea la temperatura y la humedad de su ambiente, el exceso de humedad puede causar la pudrición de las raíces. Les encanta tener una buena fuente de luz sin dejarlas tocar directamente del sol ya que es muy fuerte y terminaría con sus flores y si es un caso extremo con la planta. Para ayudar a la floración se puede propiciar una temperatura nocturna entre 5 a 6 grados, agregar abono de florescencia y esto la ayudará a mantenerla sana y fuerte.

SI decides ser parte de quienes nos emocionamos por la florescencia de estas plantas, compartimos la felicidad de verlas radiantes, puedes escribirnos o llamarnos al celular 313 4500985 y hacemos tu entrega a domicilio; aunque si prefieres visitarnos en Bogotá estamos en la Dia. 127B #72.

Conoce más en:

Desde hace décadas descubrí que las orquídeas serían una compañía para toda la vida. Desde las enseñanzas de mi abuelo, los cuidados de mi mamá hacia el jardín y mis experimentos con las primeras orquídeas descubrí que no existe una mejor forma de ocuparse que cuidando las plantas.

Vivo en una casa con un jardín que siempre encontré entretenido y poco a poco fue convirtiéndolo en mi lugar favorito, un espacio para disfrutar la vida y contemplar la naturaleza. Empecé mi labor como jardinero hace años, una ocupación que es la mezcla de responsabilidad y admiración. Es una labor que todos los días recompensa y refleja toda la entrega, los cuidados y el cariño que decidí entregar al jardín.

Las orquídeas son una planta exótica, hermosa, única en su fortaleza y diversa en sus formas. Dentro del jardín hay orquídeas de todas las formas y colores, con aromas, terrestres, de longitudes desiguales y algunas tan detalladamente diferentes que todos los días se descubre algo nuevo.

Estas hermosas plantas, con sus majestuosas flores y una personalidad expresada a través de su comportamiento y color, son posiblemente la mejor representación de una compañía incondicional dentro del hogar. Así como alguna mascota, las orquídeas son seres vivos que nos alegran la vida, que todos los días están cambiando y trasmitiendo su estado. En Piero Jardinero siempre hablamos de mantenerlas ¡Felices! Porque ahí está el secreto. Ellas no son una decoración más dentro del hogar sino un miembro que llegó para alegrar el día a día.

Ese es el mensaje que quiero dejarles hoy, las orquídeas llegan a la vida de las personas y empieza a cambiar su forma de interpretar esta compañía. Ellas son independientes en su belleza al mismo tiempo que necesitan de nosotros para crecer, florecer y perdurar para toda la vida. Una planta nos alegra en las mañanas con sus colores, nos enseña el significado de paciencia cuando debemos esperar a que florezca y ante todo ejemplifica la grandeza de lo natural y la plenitud de ser parte de un mundo donde todo es perfecto. Esta es una invitación a hacer parte de quienes disfrutamos la vida a través de todos los sentidos, la emoción y la plenitud que trae cuidar de las orquídeas.